sábado, 26 de junio de 2010

7.- La inversión extranjera directa (IED) debe ser lo más libre posible


La inversión extranjera directa se refiere a la colocación de capitales a largo plazo en un país extranjero con el propósito de crear empresas en otros países y así internacionalizarse. Estas inversiones se dirigen principalmente a países que cuentan con estabilidad política y económica, además de estar hablando de que debe ser lo más libre posible, nos referimos a que no deberían existir barreras comerciales como aranceles altos para que dicha política pueda ser aplicada tal cual.
Esta medida trae ciertas ventajas al estado que la siga, ya que ayuda a cubrir las necesidades financieras de cada región y, al ser la mayoría de veces a largo plazo generan empleos, más divisas y mas rentas por habitante del país que está adoptando dicha medida además de que puede surgir una transferencia de tecnología en los empleados que laboran para las empresas que forman parte de este enfoque.
Sin embargo esto ha creado precios que tenemos que pagar, pues socialmente se forma una dependencia de las empresas internacionales, lo que genera el estancamiento del producto nacional pues ahora el país se rige por esta política y le impide crecer empresarialmente. Además el país debe mantener una estabilidad económica para poder solventar las necesidades de dichas compañías ya que del no hacerlo los generadores de capital podrían no formar parte de esta política por no contar con recursos atrayentes que logren estimular su inversión o bien podrían retirarlo y esto significaría sin duda pérdidas enormes. Aunado a esto el país receptor debe mantener sus políticas comerciales al margen a fin de no violar los derechos de cada inversionista, para darle la libertad que este procedimiento solicita.
México en la década de los setentas intento adoptar esta estrategia, proviniendo así el 80% de las inversiones extranjeras por parte de Estados Unidos en diferentes sectores empresariales, no obstante no fue favorable ni efectiva para el país ya que los constantes préstamos y el pago de los intereses de los mismos le impedían tener una economía estable por lo que no pudo continuar con dicha política.
El abrirle paso a la política de inversión extranjera puede llegar a ser positivo para los países que cuentan con la estabilidad requerida que ya antes ha sido mencionada ya que el país receptor debe estar consciente de que no impondrá obstáculos comerciales y que creará una apertura a los capitales que ahí se establezcan a fin de lograr que continúen proporcionando recursos, ya que estos podrán abastecer algunas de las necesidades económicas del país además de que lograrán que se active el desarrollo político y social de la nación que adopte dicho modelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario